El reverso de Harry Potter

Hogwarts-is-here

Harry Potter, quizás un nombre y un apellido que se han unido a mi vida de forma irreversible, con la peculiaridad de corresponder al personaje más odiable de la saga aun siendo el protagonista. Ha sonado a barullo pero es exactamente lo que es, normalmente el prota gusta, no importa que sea malo o bueno, gusta porque hace más cosas que el resto, sabemos más de su vida, ejecuta maravillosos actos heroicos en los que nos involucramos sin remedio… pues bien, no es el caso de Harry Potter, o por lo menos no es el mío, me gusta más cualquier otro personaje, incluso Colagusano, y ya es decir. Supongo que es herencia de su padre, otro personaje a odiar bastante por su personalidad nada arrolladora y sólo a destacar por ser el progenitor, igual se me ve el plumero con mi fanatismo hacia Snape, puede ser.

Con estas primeras frases sólo he querido dejar en su sitio al Sr. Potter, no quitarle importancia porque sin él no existiría el universo mágico en el que un día salté de cabeza (algo que de manera normal no sé hacer) y me zambullí para siempre. Sí, creo que llegará mi carta de Hogwarts algún día, véase el “creo” y no “espero”, y que ese día podré conocer el Bosque Prohibido, a todos esos magos y mortífagos, a animales extraños y aterradores y… bueno, los que vivís un poquito allí ya sabéis a que me refiero.

Vamos a volvernos un poco locos para no escribir sobre este tema como ya se ha hecho millones de veces: cambiemos los roles.

hogwarts-lake.png

IMAGINEMOS

– Que Snape finalmente es el mortífago que parecía ser y acaba con Dumbledore entre risas mientras él se apaga con cara de sorpresa.

– Que Hermione es bastante lerda y entre Harry y Ron tienen que arreglar todas sus meteduras de pata y, por supuesto, no tiene un bolsito como el de Sport Billy (esto los más jóvenes no lo entenderán) en el que puede entrar casi un aeropuerto.

– Que la Madriguera es un castillo inmenso de mármol y cada uno come en su habitación sin hablarse con el resto.

– Que Ron no tiene hermanos, es el típico niño mimado engreído que habla con aires de superioridad y hace las cosas sólo por salvarse el culo.

– Que Malfoy es enamoradizo, bonachón y bebe los vientos por Luna Lovegood.

– Que Dumbledore no es el director de Hogwarts sino un centauro amargado que lanza flechas con una ballesta cuando alguien se acerca a las lindes del Bosque Prohibido. Casi todos tienen ya alguna cicatriz.

– Que el director es ahora Hagrid y se pasa la vida sacando a los alumnos de las clases con excusas peregrinas simplemente porque se aburre.

– Que McGonagall tiene el puesto de Filch con la Señora Norris de mascota, solo que ella se convierte en pato y su propia gata se la quiere comer cada dos por tres.

– Que Lupin es cleptómano y se dedica a robarles a todos sus varitas en cualquier momento, sin maldad, eso sí.

– Que Tonks es normal, bajita, delgaducha y sin ninguna gracia… ¡Ah sí! Y está casada con Snape.

– Que Luna Lovegood es morena, su padre es contable y ella se dedica a cotillear sobre todos y buscar trapos sucios, no es muy apreciada.

–  Que los padres Weasley son ultrareligiosos y obligan a Ron y a todos los que vayan al castillo/Madriguera a vestir de gris porque los colores atraen al que No Debe Ser Nombrado.

– Que Dobby y el resto de elfos domésticos no saben más que molestar y ensuciarlo todo, por lo que todos los residentes de Hogwarts tienen que repartirse las tareas del colegio con una tabla mensual.

– Que Harry Potter se dedica a ir por el colegio mendigando subidas de nota porque la magia se le da regular, toda su aspiración es llegar a ser maquinista del Expreso de Hogwarts.

– Que los dementores son realmente molestos porque revolotean siempre por encima del colegio, poniéndolo todo perdido de babas y confeti, son bobitos, y luego, claro, tienen que añadirlo a la lista de tareas.

– Que Voldemort es en realidad un hada y tiene nariz; No es un hada buena, es más un rollo hada de “Dentro del Laberinto” pero a lo grande, es decir, tiene alas y brilla, pero su cuerpo es de tamaño standard; quiere apropiarse de todos los niños de 0 a 17 años para montarse un nuevo colegio de magia en el que pueda tener su propio despacho de director y por eso a los padres les da tanto miedo, en realidad es una lucha de protagonismo.

– que Crookshanks sí que se transforma en algo que es lo que todos hemos esperado siempre, es un malencarado porque pasa de gato a oruga y no lo lleva bien, igual la razón es que se transforma cada rato sin motivo aparente.

– Que Sirius Black es un poco payaso, va vestido de colores fluorescentes y hace magia por casualidad, nunca sabe que hechizo va a salir de su varita aunque se concentre, pero oye, es rico, un padrino muy apreciado para Harry.

– Que Bellatrix Lestrange vive en el Bosque Prohibido en una tienda de campaña, gusta de las comodidades, pero es pobre, y siempre anda discutiendo con Dumbledore. ¿Será por amor?

– Que Dolores Umbridge es monja y tiene una mesa, que mueve por las diferentes ferias, para recaudar fondos destinados a construir un colegio para que los elfos domésticos puedan aprender tareas del hogar. Un cielo.

– Que Filch sigue siendo un squib pero acaudalado, le gusta pasearse por el colegio y acariciar a todos los gatos que se encuentra, a veces también a algún pato, y dona grandes cantidades de dinero que el colegio destina a la manutención de éstos.

– Ollivander sigue vendiendo varitas, eso no puede cambiar, pero a algunos les cuela imitaciones de baja calidad que vienen de muy lejos.

– Y a Neville Longbottom le dejo para el final porque no le voy a tocar, siempre seguirá siendo el verdadero héroe de la historia.

 

Sé que hay muchos más personajes en la saga, pero no podía dedicarle todo el tiempo del mundo a contaros sus aburridas y disparatadas vidas . Así que disfrutad de estas poquitas como yo disfruto poniendo patas arriba todo su mundo.

Anuncios

Y entré en Cicely

2017-03-22-20-08-14

Algo a dejar claro en la primera frase: yo no escribo, hablo en forma de lectura pero no escribo. Es algo que quiero que entendáis con cualquier cosa que suba, tenéis que entonar mientras leéis como si estuvierais escuchando.

Os contaré algo de mí: no tuve un caldo de cultivo friki, nada cerca que se pareciera y, sin embargo, fui sola a buscarlo. No existía internet y sola busqué en las librerías uno de esos libros en los que parecía que había magia, espadas y otras razas hasta que alguno llamó más mi atención que otro. Caí en uno de “Reinos Olvidados” y ya nunca pude parar. Igual no me entendéis, pero para alguien que no sabe absolutamente nada de ese género, no era una elección sencilla. Y como tesoro, unos comics de Marvel en tomos que mi hermana me compraba en el rastro y que hicieron que los superhéroes me fascinasen.

“Que sí, que podría haber cogido cualquier saga o libro de género de los que mas me gustan, pero en realidad, de una u otra manera, siempre acabo hablando de Doctor en Alaska. Es como algo recurrente en mi vida.

SAM_0407mod

Aún recuerdo con qué avidez veía los capítulos por primera vez, y cómo luego programaba mi VHS para grabarlos uno a uno cuando los emitían en horarios raros. Creedme si os digo que eso era un acto de fe. Sí ,así es, siempre ha sido una serie de la 2 y en horarios de mínima audiencia. Supongo que para algunos no tiene sentido que la catalogue en el género fantástico, pero lo es. Un pueblo como “Cicely” lleno de magia, en el que puede ocurrir o existir cualquier cosa: véase un hombre que se convierte en oso; un astronauta; árboles que hablan; un indio de piel nívea y ojos claros que vive para el cine y se cartea con los más grandes directores; un señor de extirpe longeva que regenta el bar del pueblo y está felizmente casado con una animadora que pasaba por allí; una piloto que tiene una maldición por la que todos sus novios mueren en curiosas circunstancias; una maravillosa emisora de radio con un locutor que vive en una caravana al lado de un lago y que ya quisieran muchas de nuestras radios nacionales tener la calidad filosófica y musical que emite; y, por supuesto, un doctor que no quiere estar allí pero que tampoco se iría a ningún otro lugar.

 

Me fascinan los momentos fuera de nuestra rutina habitual, como que alguien elija de regalo de cumpleaños para una querida amiga una tumba, con unas preciosas vistas eso sí, para que descanse eternamente viendo las montañas y que ese momento termine bailando sobre la misma. Otro capítulo para el recuerdo es ese en el que Chris, nuestro magnífico locutor y a veces narrador, se pasa tooooodo el tiempo construyendo una catapulta para lanzar a una vaca, afortunadamente según va transcurriendo el tiempo, llega a la conclusión de que lo que debe lanzar es un piano al grito de “lo que importa no es lo que lanzas, sino el lanzamiento”.

¿En serio sigue sin pareceros una serie de fantasía?

Igual para vosotros no son argumentos suficientes para ser la elegida en el comienzo de algo, pero para mí esta serie, junto con Twin Peaks, son las que irán conmigo en esta vida y probablemente en las que estén por llegar.”